dios

Mujer,

si puedes tu con Dios hablar,

pregúntale si yo alguna vez

te he dejado de adorar.

 

Y al mar,

espejo de mi corazón,

las veces que me ha visto llorar

la perfidia de tu amor.

 

Te he buscado donde quiera que yo voy,

y no te puedo hallar,

para qué quiero tus besos

si tus labios no me quieren ya besar.

 

Y tú,

quién sabe por dónde andarás,

quién sabe qué aventura tendrás

qué lejos estás de mí.

 

Mujer,

si puedes tu con Dios hablar,

pregúntale si yo alguna vez

te he dejado de adorar.

 

Y al mar,

espejo de mi corazón,

las veces que me ha visto llorar

la perfidia de tu amor.

 

Te he buscado donde quiera que yo voy,

y no te puedo hallar,

para qué quiero tus besos

si tus labios no me quieren ya besar.

 

Y tú,

quién sabe por dónde andarás,

quién sabe qué aventura tendrás

qué lejos estás de mí.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s