muy pocos

 
 
Dicen que esta helando. Te imagino muerta de frio y quisiera imaginarme a tu lado. Calentandote la espalda, las manos, los pies. Y si nos dejan tambien tu cama. Sere bueno. No buscare entre las sabanas tu cuerpo. Tan solo con el tiempo tu alma. Apenas hace poco aprendi a dormir al lado de una mujer si desearla. Mi receta: mucho trago.
Justo ahora te estoy odiando sordamente ¿Sabes? Como una roca te odio. Te odio por no ser mia. Por no ser lo que tu buscas. -¿Que buscas?- me gustaria preguntarte pero seria perderte. Nada puedo hacer. Nada mas que contemplar los recuerdos que me quedan. Muy pocos en realidad. Un beso espontaneo en mi mejilla. Una noche helada de estrellas. Tu voz dulce y demasiado lejana. Y tu misma viendo puestas de sol por la ventana. Pocos muy pocos.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a muy pocos

  1. ..[maRtha].. dijo:

    ¿como odia una roca?

  2. ʋαLкƔяїɕ dijo:

    una razón, un pesar y unos labios rosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s