mirando, recordando

 
 
Seis gritos furiosos de viejo y cansado bronce congelan la ciudad.
En el corazon del hombre no hay certezas, ni recuerdos.
Bajo sus pies corre la tierra como ausente, amante dormida de muslos frios, sabor a polvo y cantera.
Unos versos bajo la luna llena cantan solos, justo antes del sueño es que viven y aman.
Y la piedra desnuda ampara del sol esta mañana
y hay un color tierno de amor bajo sus ojos, a veces la sorprendo mirando, recordando…
 
 
 
a Morelia y sus antiguos amores…
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s