La niña esta embarazada.

 
 
Otro de mis intentos, estoy hasta la madre de dejar los cuentos sin final pero siempre que hago uno, resulta demasiado largo y complejo, de repente me kedo sin ideas.
 
Esta es una nueva historia que salio ayer por la noche….
 
( Los nombres de los personaje esta todavia trabajandose)
La niña esta embarazada.
 

La niña está embarazada, apenas trece años, este será su segundo aborto. El hombre, de quince, es jornalero en un rancho de cabras. Me la trajeron un lunes, Maria, la mujer que vivía conmigo lo recuerda frió como ningún otro. Yo digo que había llovido por la noche pero qué en la mañana ya había sol. Era uno de mis primeros años aquí en la sierra, en ese tiempo todavía me estaba instalando, ni tenia carro, ni amigos, solo a Maria, quien por azares del destino, cambió su malecón por mis cruzadas. Soy medico general, analfabestia, iletrado, frío y medio carnicero de acuerdo a la definición de Maria, ella es Licenciada en Filosofía y Letras, chupatintas, según mis ocasionales arranques. Si nos fijamos su definición es mas rica y extensa, hay que darle la razón, si soy medio analfabeta, en realidad yo no debería escribir esta historia, Maria debería, pero su historia seria parcial y subjetiva, yo solo quiero contar las cosas como pasaron. Veo que me he desviado de la narración principal, errores habrá muchos, espero comprensión.

Pues si, había sol ese día. Era un día soleado debe haber sido a principios de marzo, ya que hubieron cohetes esa mañana en la iglesia cercana a mi casa, eso sucede cada año créanlo o no. Cada maldito año, todos los años, durante una semana los fieles de la contrahecha iglesia, se la pasan soltando cohetes y armando bailongos, el pretexto: el día de la Santa Cruz, háganme el favor. Esta bien, se respeta su religión y sus costumbres, lo que yo no respeto es que anden echando cohetes a las cinco de la madrugada y luego se pongan hasta las chanclas en una peda monumental que dura hasta bien entradas las once de la noche. Yo se que la opinión de un medicucho iletrado les ha de valer madres a los feligreses y mas aun a los lectores de esta historia, pero ¡no chinguen carajo!

Dejando eso de lado, tenemos pues que era principios de mayo, no había frió, y yo, su personaje principal, narrador y comentarista, había pasado muy mala noche por la cohetiza religiosa. ¡Tam tam tam! El portón de hierro que luego fue cambiado por una puerta de madera con timbre eléctrico inservible, aporreaba mis oídos a las seis de la mañana aproximadamente, intenten ustedes dormir con cohetes una noche y luego adivinar la hora en la mañana. Me vestí de acuerdo a la hora, calzones de franela, pantuflas de fieltro, camiseta remendada obtenida en algún mitin político y mis lentes sin arillos, ¿ya sabían que uso lentes? pues si, desde los once años cargo con esta maldita miopía, producto de la deformación gradual de la cornea, y no como dice Maria a que me hicieron a lo bestia y sin saliva, que yo soy el medico aquí y en esas no me gana, maldita chupatintas. Decía pues que baje elegantemente vestido para la hora que era, ¿y que me encuentro en la banqueta? La pregunta es retórica, me encuentro a un par de niños que en mi vida había visto, empapados hasta los guaraches y con cara de hambre. Sin decir nada abro la puerta y los paso a la sala. Para esto Maria ya se había levantado y empezaba a preparar café, esas cositas eran las que mas me gustaban. Los niños aun sin decir, parados en medio del cuarto sin saber que hacer me miran con ojos de animal herido. -Los dejo en tus manos en lo que voy por unas toallas- murmuro en el oído de la hembra trasnochada  que vigila el goteo en la cafetera, al darle un beso en la mejilla. De regreso, los encuentro ya sentados en los sillones de mi incomoda sala, con sus tazas humeantes sostenidas muy cerca de la cara, les entrego las toallas y les muestro el baño, entra primero el joven. Antes de ocupar el lugar junto a mi chupatintas paso por la cocina y me sirvo el último chorro de café, aromático y fresco, café de altura, me digo mientras le soplo.

En la sala Maria observa a la niña a través del vapor de su taza, me siento justo en el momento en que le iba a decir algo.

La frialdad del medico entra en acción.

 -¿Bueno que tienes?- Le pregunto derecho y sin saliva, mirándola fijamente a los ojos, ella automáticamente baja la mirada. Un codazo en las costillas proveniente de la chupatintas me hace ver mi error, le hago una mueca y sigo con la niña.

-Me llamo Doctor Salas ¿cuál es tu nombre?-.

-Te llamas Santiago- me corrige mi adorada hembra (por cierto que uso el termino hembra de cariño, en ninguna forma es peyorativo, aunque si podría ser un tanto descriptivo, ya que la chupatintas tiene algo de animalillo de monte).

Seguimos en las mismas, la niña descifrando las losetas, la chupatintas aferrada a su café y yo con mi cara de idiota.

-La niña esta embarazada- suelta Maria con una cara de adivinadora de feria que no puede con ella.  

-Yo soy el medico, no me salgas con tus cuentos de aprendiz de bruja- le contesto.

-Pues señor don medico, la niña esta embarazada-

La niña al oír la palabra embarazo, suelta las losetas y alza la mirada,

-Si, tiene razón la señora- dice con un hilo de voz.     

– ¿Oíste? “La señora” ya hasta te vieron cara de gente seria-

-Cabrón-

-Chupatintas-        

-Analfabestia-

-Puchunguita-

-Matasanos-

Nuestro intercambio amoroso se ve interrumpido por la llegada del joven ya bien seco y cambiado.

-¿Es tuyo el niño?- de nuevo la amabilidad de mi gremio entra en acción.

-Si- responde y se sienta junto a su “mujer”.

Me llevo una mano a la frente y me derrumbo en el sillón.

-Hago mas café- huye la chupatintas.

 

 

hasta aqui se quedo ayer, tal vez la siga haciendo, si no se queda como recuerdo de prosa churriguerresca (que es como decir que es prosa de niño de rancho).r

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La niña esta embarazada.

  1. ..[maRtha].. dijo:

    hey k px con tu historia menso? jeje ta medio crazyy =P… jaja me gusto la demostracion de amor k se dieron al final jajajaja chupatintas? puchunguita?? jajaa de donde sakas esas palabras ehh? jajaa… pro weno espro k esta la termines pk kiero saber k pasa con la niña embarazada jajaja [k nombre tn chistoso jeje], no la dejes a medias como la otra por creer k t la usurparon ehh? ¬¬\’ jeje… weno me voy a seguir vagando por spacios jeje… ahh x ciertoo ia vi la peli k me dijiste jaja la de G.E. [jaja me dio webita escribir el nombre =P]… no la habia vistoo nunk! =S… pro esta padreee =( jajaja.. weno ya.. ahora si me retiro… nos vmos menso… cuidesee y escriba muxo jaja… no se pierda! bYee!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s