Los hombres solos…

 
 
 
 
 
Ah de la gris nostalgia
de mil soles apagados
que a los hombres solos invade.
Concubina terrible de lengua afilada
y labios de sal para las llagas.
 
Muerte lenta, muerte sin objeto.
 
¿Quien eres tu hombre solo?
¿En que te has convertido?
Pobre hombre que andas en busca de nada,
pobre, pobre hombre.
 
Y ella no es del trovador vagabundo
la acorde guitarra,
es su canción,
su unica cuerda en el mundo.
 
Veneno delicioso el dejarse ir
muriendo terriblemente ausente.
¿Donde estas?
Despues ¿Estas?
 
¿Que sangre recorre el laberinto de tu cuerpo,
ahora que no esta?
No hay hambre en los hombres solos,
apenas hay vida,
inerte sonambulismo.
Dadles cristal para las tripas,
o pantanos,
da lo mismo.
Tiradles muerte no hay mas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s