el amor se hizo entre nosotros.

Luego uno se queda solo,
yo cuando me quedo solo,
me quedo cada ves mas solo.
 
Todos empiezan a irse,
       a perderse,
             a regalarse,
                                                   que ganas de dejarlo a uno solo.
 
 
Agradezco a la vida, a mi vida esta oportunidad de morir terriblemente solo.
 
 
Intento hacer una despedida,
de nosotros,
de nuestro amor,
un canto a la vida.
 
Hay tantas tantas cosas que decir, que agradecer,
nada, no hay nada para lamentar,
cada cicatriz de mi cuerpo abandonado no vale nada,
valen, duelen las que no se ven,
las que entregamos en cada beso y debajo de cada mordida.
 
Hoy mientras en la palma recojo tus lagrimas y me las regalo,
quiero morderte el vientre,
llevarme un pedazo de ti bajo la lengua,
para la suerte, el hambre y la vida,
para entretenerme en el sabor dulcisimo de tu piel y de tus labios,
el sabor salado de tus lagrimas y mis manos.
 
Y es que, aunque nunca hicimos el amor,
                        el amor se hizo entre nosotros.
 
Sin pedir permiso te metes en mi alma,
me das la luz, que a monedazos apagamos
buscandonos, haciendo nuestra propia obscuridad,
regalandonos playas y corazones…
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s